thumb_img
 |  Publicidad

“¿Por qué no ha funcionado mi negocio? ¿Qué he hecho mal? Pero, si tengo el mejor producto del mercado, o incluso pero… si no tengo competencia”. Estas son las afirmaciones más comunes con las que una empresa acude a una agencia de publicidad como IGLÚ Comunicación.

 

Nuestra respuesta es siempre una nueva pregunta: ¿Y qué has hecho para comunicarlo?

 

En la mayoría de los casos nuestros nuevos clientes nos confirman que sus acciones se resumen en realizar acciones en el entorno de la empresa o depositando la responsabilidad en la experiencia de clientes satisfechos, con la confianza y sobre todo la esperanza de que el boca a boca haga la labor de comunicación que carece por otro lado.

 

Sin quererlo entonces los creadores/promotores del negocio/idea son los responsables de su estancamiento o desaparición por no haber entendido que un buen producto no hace un buen negocio, que el negocio es que los clientes potenciales conozcan la marca y la identifiquen como una necesidad para ellos.

 

Es en este punto cuando IGLÚ Comunicación comienza a trabajar en un plan de comunicación.

 

El primer paso es sin duda conocer el estado de la empresa, tanto en lo que a percepción externa se refiere como a la situación de la misma a nivel interno. Una vez conocemos la realidad de la compañía debemos plantearnos unos objetivos tanto a corto-medio plazo (6 meses a un año) como a largo plazo (5 años). Tras formular las metas viene la parte más complicada pero vital para cualquier empresa: realizar una estrategia.

 

La estrategia de comunicación de una empresa incluye los diferentes métodos y vías para poder llegar a nuestros objetivos.

 

En el mundo empresarial uno de los principales errores es la improvisación, actuar bajo impulsos porque, aunque inicialmente la inercia puede ser favorable, al no tener en cuenta todas las variables el resultado suele ser un ciclo de vida corto, que obliga a la toma de nuevas decisiones que en el mundo empresarial suele significar invertir más dinero.

 

Es por esta razón que, para optimizar recursos y maximizar resultados, nos vemos obligados a realizar una estrategia de comunicación que incluya las posibles variables y factores que van a intervenir en nuestro camino en la obtención de nuestras metas. De esta forma las decisiones se habrán tomado con anterioridad, de forma meditada minimizando así el fracaso y valorando los posibles riesgos.

 

Cada negocio, cada empresa, tiene una necesidades diferentes y unas vías de comunicación óptimas para la obtención de sus resultados por lo que cada estrategia de comunicación es distinta y las acciones pueden cambiar en función del sector, la tipología de empresa, etc.

 

IGLÚ Comunicación además de analizar el mercado, determinar junto con la empresa los objetivos a alcanzar y definir la estrategia para conseguirlos ayuda a su clientes en la puesta en marcha de las acciones incluidas en su estrategia de comunicación que pueden ir desde la planificación y compra de medios, redacción de contenidos para prensa, gestión de Redes Sociales, acciones para el conocimiento de marca o branding, diseño, desarrollo web, posicionamiento SEO, SEM, etc., es decir, cualquier acción necesaria e incluida en la estrategia que nos ayude a conseguir los objetivos marcados.

Porque al final en los negocios, como en los deportes, los jugadores meten goles pero los equipos ganan partidos.